PASEO POR TAIWÁN

El pasado mes de noviembre del 2017, tuve la fortuna de pasar un mes entrenando en Tainan (Taiwán). Para las personas que no lo sepáis mis entrenadores de Tuishou residen allí, más concretamente en el Centro Tradicional de Guoshu y Tuishou Luohantang.

Luohantang Members

La primera vez que lo visité fue en el año 2012 y fue cuando descubrí las maravillas de sus métodos enfocados al empuje de manos. Ha sido precisamente este año cuando todo ha comenzado a consolidarse; entrenamientos, confianza y familiaridad. Después de seis años siguiendo su enfoque, ética y métodos, he sido aceptado formalmente como miembro dentro de su familia Luohantang.

La experiencia ha sido como siempre, enriquecedora. Por las mañanas entrenaba en el parque con el Maestro Huang Jinglong (Alberto), más o menos dos horas para después ir a comer y reponer fuerzas. Las siestas en el hotel eran totalmente necesarias ya que el método de entrenamiento, aunque sencillo, agota bastante al occidental. Por las tardes entrenábamos en el centro con el Maestro Zhuang Kaijun, bastón y móvil.

Lo mejor eran los sábados.

Desde muy temprano todos los miembros del centro se reúnen para entrenar, rueda de bastón presentando diferentes formas, y empuje libre con todos y cada uno de ellos. Primero fijo y después móvil.

Em Maestro Hong (entrenador jefe del centro) siempre está con nosotros supervisando el entrenamiento y evaluando la evolución de cada uno. Recuerdo verle hacer la comida, mientras empujaba con otros miembros de la escuela, sin perder por un instante lo que allí estaba sucediendo.

A eso de las 11 de la mañana, aproximadamente, todo el mundo dejaba de entrenar para ir degustar la comida que había preparado el maestro con ayuda de algunas de las mujeres de los hermanos.

En una mesa redonda, nos sentamos para comer y beber cerveza, mientras el Maestro Hong sonríe y da detalles importantes. Es como una gran familia, a hora entiendo la dificultad de que alguien forme parte de ella, es la única manera de preservar la magia que les rodea.

Centro Luohantang Tainan 2017.

Nunca olvidare como al llegar, los miembros más antiguos del centro, reunidos entorno a una mesa de madera, preparan té para todos. Da igual que estés entrenando, el vaso siempre esta lleno como por arte de magia. Tu bebes, ellos lo rellenan sin que te des cuenta. Así es como cuidamos unos de los otros.

Después de varias semanas en Tainan fui con el Maestro Jinglong a Taitung, su lugar de residencia. Allí descubrí las maravillas de la zona oriental de la isla, playas, selvas, ríos, montañas, animales salvajes… un autentico paraíso por conocer.

Fuimos invitados a una de las escuelas de la zona para compartir tusihou con ellos. Se hizo de la manera tradicional, los invitados se ponen en línea y los alumnos empujan con ellos con un minuto de tiempo (en ocasiones dos) y treinta segundos de descanso (para los invitados claro está). De esta forma todos los miembros de la escuela visitada, tienen la posibilidad de empujar con nosotros. Es un método tradicional y algo agotador…

El Maestro Jinglong me llevó a muchos sitios, preciosos, con un halo de misticismo rodeado de naturaleza que a día de hoy añoro. Mi único consuelo es saber que pronto estere allí de nuevo.

Juanjo Estrella, selva de Taitung 2017

Entrenamos todos los días, excepto uno que lo dedicamos a visitar un centro especializado en Tuina para revisar mi espalda. Es increíble como trata la gente de Taiwán a los extranjeros, son personas muy especiales.

Para terminar decir que todo el viaje cumplió, como siempre las expectativas que uno pone en él. Y si cabe, sentirme muy orgulloso y contento por la responsabilidad al representar a la Luohantang International Push Hands School fuera de la isla.

Pronto regresaré con vosotros…

Deja un comentario

error: Contenido protegido!!
A %d blogueros les gusta esto: