MANUAL PARA COMPETIDORES

A continuación, os dejo una serie de reflexiones que espero sean de vuestra ayuda. La finalidad de un buen competidor, tanto dentro de una misma escuela, como freelance, debe residir en desarrollar la actitud adecuada para alcanzar sus objetivos. Si los entrenadores que hay en tu escuela no consiguen hacerte alcanzar tus metas, entonces, debes plantearte cambiar de escuela o abandonar tu sueño de la competición. Es así de sencillo. Aunque antes, te recomiendo que pruebes con todos los entrenadores que haya en ella. La última opción es el abandono. 

Por norma general las escuelas tradicionales tienen un solo entrenador (maestro) y resulta difícil cambiar dentro de la misma. Entonces, será decisión tuya dar el paso y moverte a otro tipo de emplazamiento ya que las razones que provocan la falta de constancia en el competidor son varias y de diversa naturaleza.

Por ejemplo, puedes sentir toda una victoria personal al alcanzar una sexta plaza en un campeonato, esta sención aparece porque el objetivo que te has marcado a corto plazo es el de la diversión y disfrute de la experiencia competitiva.

Los primeros esfuerzos en este terreno rápidamente aportan sensaciones de recompensa, ya que generalmente están acompañados de buenos resultados. Además, el aumento en la constancia de los entrenamientos te aportará un mayor tono físico y siempre resultados inesperados, generalmente al alza, mejorando tu autoestima y haciendo que tengas ganas de volver a participar en otro evento.

Por otro lado, son muy pocos los competidores noveles que desde su primera participación buscan obtener un resultado de pódium, de lo contrario bien cuentan con muchos años de experiencia sobre sus espaldas, confiando ciegamente en sus posibilidades o bien, son unos irresponsables mal dirigidos por su entrenador. En el ámbito de la competición siempre se han de tener los pies en el suelo y nunca en las nubes. De manera que, si eres novato en este mundillo, tú primer objetivo ha de ser el de disfrutar del evento competitivo al cien por cien. En tu segunda participación el objetivo siempre debe ser mejorar el resultado de la primera, sin aspirar a más. 

El problema se hace visible cuando, por un enfoque erróneo de nuestro entrenador, nuestros objetivos tardan más tiempo del deseado en aparecer. Es entonces cuando se nos empieza a pasar por la cabeza la opción del abandono. Es importante que seas consciente del coeficiente de culpa que tú como competidor tienes en todo esto. No siempre toda la culpa es de nuestro entrenador.

Está claro que quién se enfrenta en último lugar a los jueces eres tú. Por ello es muy importante que encuentres la secuencia (taolu) adecuada a presentar, para que te ayude a alcanzar tus metas personales, sea o no, con tu entrenador habitual. El coach puede ser un trampolín o un hándicap y ahí, como competidor, debes ser un buen observador. 

Equipo EZSF en World Taijiquan Championship, Taipei 2016.

La elección de tu entrenador sobre que competición atender y sobre las categorías en las que debes inscribirte, en gran medida, será parte de tu éxito o de tu fracaso. De aquí la importancia de buscar un buen profesional con experiencia en el terreno. Si por el contrario careces de entrenador y eres autodidacta, debes tener en cuenta tres factores importantes: 

a) El enfoque de la competición, para el competidor, siempre debe ser constructivo, creativo y positivo. De no ser así perderás la confianza en ti mismo y en tu trabajo. Recuerda, de suceder esto, que la decisión de competir es tu responsabilidad y no por ello debes abandonar la práctica habitual. Conozco algunos competidores que incluso han abandonado sus clases al no obtener buenos resultados en sus retos personales. Ten presente que una cosa son tus clases y otra, la competición. Las clases tienen unos objetivos, la competición tiene otros. 

b) La manera constructiva de actuar para alcanzar buenas metas comienza por buscar un entrenador con experiencia que mejore la viabilidad de tu enfoque. En mi caso llevo varios años dedicado a la competición. Comencé presentándome a campeonatos nacionales en los que los resultados eran pésimos, muy por debajo de los objetivos que, por mi cuenta, como freelance, me había marcado. Sentía que no precisaba de un entrenador para competición y las desilusiones me apartaron de esta vía durante muchos años. 

Llegó el día en el que conocí a mi actual maestro en Wudang, confié en él y entrené con un buen enfoque y actitud. Actualmente participo en competiciones internacionales con unos resultados muy por encima de los esperados y todo gracias a mi maestro. Él, cambió mi enfoque, mis sensaciones, mis protocolos de práctica y, ante todo, mi interior. ¿A dónde quiero llegar con todo esto? 

Sólo, uno puede llegar lejos. Con un buen entrenador, uno puede alcanzar lo inimaginable.

Hoy en día me dedico a dar clases de competición a diferentes alumnos y solamente les pido tres cosas: compromisoactitud y lo más importante, disfrute. Con ello, los resultados siempre llegan. 

c) Conseguir buenos resultados no te hace mejor practicante, mucho menos mejor persona. Gran parte de competidores confunden los resultados obtenidos en competición, con su evolución personal dentro de su estilo. Este un un error de forma. Los buenos resultados en competición solo expresan, que ese día, todo te salió bien. Poco más. Por tanto, si quieres mejorar y además eres freelance, busca una buena escuela con buenos entrenadores que te guien y que te hagan evolucionar, día a día, como competidor y como persona. 


MANUAL PARA COMPETIDORES.

Plantéate entrenamientos con objetivos a corto plazo, a medida que los superes crecerás en estímulo y motivación. Si es posible entrena con más compañeros competidores, ya que el apoyo del entorno social de quien acude a campeonatos, es muy importante. Debes ser consciente en todo momento del beneficio físico y psicológico de tus prácticas, evitando entrar en conductas derrotistas y victimistas. En lugar de ello, confía en tu entrenador, en tus compañeros y trabaja con más intesidad. 

El entrenamiento en un entorno especializado es muy recomendable para mantener el hábito, ya que se hace más llevadero, se refuerzan los vínculos sociales y aumenta la sensación de compromiso. Te motivarás y serás motivado por tu entrenador y compañeros, adquiriendo un compromiso de nunca fallarles. 

Establece metas alcanzables y déjate guiar por tu entrenador en busca de objetivos. Estos han de ser modestos en tus principios para que a corto plazo se puedan lograr y una vez alcanzados, establece otra meta superior. De esta forma irás acercándote al podium sin tantas tensiones.

Visualiza el éxito. Antes de terminar cada clase de competición establece una pauta mental de cómo te verás o sentirás cuando alcances el siguiente objetivo. Mantenla siempre presente. Esta es una potente forma de no distraerte en el avance de tu programa. Además, si ya has acariciado el éxito, recuerda tus sensaciones y persíguelas de nuevo. 

Organiza el progreso. Lleva un registro de los entrenamientos realizados y de las metas que lograste desde el primer día (en caso de que hayas competido con anterioridad). Te sorprenderá la capacidad que tienes para llevar adelante tus objetivos. Es importante que mantengas un ritmo regular de entrenamientos y que disfrutes siempre de los pequeños logros. 

Cuanto más cerca este la fecha de la competición, menos debes entrenar. Tienes que salir con ganas ante los jueces, ya que muchas veces por inseguridades, nos quemamos con un sobre entrenamiento. Las ganas, son un incentivo más para ponerte delante de los jueces. Cuando termines una sesión de entrenamiento debes desear que llegue la siguiente y esto solo ocurre con una buena planificación. Así que confia en la experiencia de tu entrenador y déjate llevar.

Elije bien las categorías en las que te presentarás. Déjate aconsejar por la experiencia de tu entrenador. Si decides presentarte en una categoría que te parezca más atractiva pero que no concuerda con tus gustos, te resultará muy difícil mantener la motivación. La aptitud y motivación representan un porcentaje alto del éxito. 

Administra tu euforia. Realizar la forma (taolu), acorde con la vitalidad que tengas ese día puede atentar contra la regularidad que necesitas para obtener buenos resultados. En este punto la motivación juega un importante papel. Saca fuerzas de donde no las haya, tanto física como psicológicamente. Debes estipular una rutina de entrenamiento personal, además de las sesiones que realices con tu entrenador dentro de las clases de competición. Comiénzala de tres a cuatro meses antes del evento, es un periodo prudencial. 

International Taijiquan Championship, Hong Kong 2011.

Organiza tus entrenamientos personales de manera que las horas y días escogidos te generen una vida más activa, de esta forma evitarás el riesgo de dejar los resultados al azar. Entrena junto a otros competidores. La compañía de amigos y conocidos con los mismos objetivos te obliga a comprometerte y además, te motiva a seguir adelante en los momentos de debilidad o duda. Si en algún instante necesitas apoyo pídeselo y si ellos lo necesitan, dáselo sin compromiso. Tener compañeros de fatigas puede ser un buen recurso para mantener la motivación y no abandonar fácilmente.

Elige bien el lugar donde entrenas por tu cuenta. El que tengas que desplazarte dos días por semana a un lugar lejano con el fin de asistir a clases de competición, es algo llevadero. Sin embargo, para la realización de tus entrenamientos individuales escoge un sitio cercano a tu residencia habitual. Según nuestras experiencias, si el centro habitual de entrenamiento te pilla lejos de casa o de la oficina, tu motivación puede devaluarse considerablemente. Elige un lugar al que te veas yendo fácilmente después de trabajar o de fácil acceso durante los fines de semana. Si escoges la calle o un parque, evita que sea en lugares estratégicos donde puedas distraerte con el paso de las personas o con sus miradas. En este punto juega un papel trascendental el entrenamiento junto a otros compañeros. 

Arregla tu equipo. Deja preparada tu ropa de entrenamiento antes de irte a dormir, esto evitará imprevistos que interrumpan tus planes, como levantarte tarde o dejarlo para el último momento. Cuida de tus armas y tenlas siempre en perfecto estado. Ten varios tipos de zapatillas para los diferentes suelos que puedas encontrar y llévalas siempre en tu mochila. 

Cuando no conozcas el suelo del futuro lugar de competición, cámbiate de zapatillas constantemente para habitarte a ellas. Si lo conoces, usa en cada uno de tus entrenamientos solamente las zapatillas que van mejor con ese tipo de suelo, ya sea a cubierto o al aire libre. En el caso de las armas, la espada siempre debe tener la borla bien sujeta, a ser posible, con la longitud de cuerda corta. Te evitarás muchos problemas con ello. El sable igual, escoge unos pañuelos que no sean excesivamente grandes, de lo contrario los jueces se distraeran en lugar de seguir tu arma. En el caso de la lanza intenta entrenar con una que tenga el palo ligeramente curvado, pero para competir lleva una que esté totalmente recta. Veras el resultado, créeme.  

Evita entrenar excesivamente fuerte. Entrenar con rudeza hará que el tiempo de recuperación sea más largo y la vitalidad necesaria para volver a entrenar, tardará en acumularse nuevamente. Es preferible entrenar con cierta intensidad sin llegar al límite, ya que es bastante difícil sostener ese estado por mucho tiempo. Tampoco debes pretender resultados inmediatos, ya que el entrenamiento de competición requiere su tiempo facilitando que tu cuerpo y mente se vayan adaptándo paulatinamente al nuevo enfoque de las formas. 

Para terminar, recuerda que los tipos de suelo en las areas de competición pueden ser diferentes: 

Tapiz verde.- es un tapiz ancho que se apelmaza poco y hace que los equilibrios sean bastante complicados. Suele usarse, principalmente, en competiciones de wushu tradcional, en caso aislados, en las de Taijiquan o Qigong. El calzado más adecuado para este tipo de áreas, si participas en Taijiquan, debe ser de suela ancha, mejorando así la superficie de contacto para los equilibrios. Para Qigong también la recomiendo. Para Wushu zapatillas de piel de suela estrecha. 

Wudang International Taijiquan Championship, 2011.

Este tapiz siempre está dividido en dos porciones por lo que conviene tener cuidado con las zonas de unión, pueden generar algún tipo de inestabilidad. Así que escoge bien tu lugar de partida. 

Para los competidores que no tengáis la fortuna de poder entrenar en este tipo de tapiz, preparando con ello el evento, os recomiendo entrenar en césped o en tatamis de puzzle blando (eva). Así cuando llegue el día, tus sensaciones serán agradables. 

Tapiz azul grueso.- es un poco menos ancho que el verde y está bastante más apelmazado, ya que permite las caídas a gran altura que se dan en Wushu moderno sin que el competidor sufra daño alguno. Para wushu, las zapatillas de piel de suela estrecha son ideales. Habitualmente este tipo de tapiz es de una sola pieza así que no tenemos que ocuparnos de las separaciones y sus contratiempos. 

Campeonato de Europa, Moscú 2016.

Tapiz fino.- es el más usado en las competiciones de alto nivel en China y Europa. Es el tipo de tapiz que se utiliza en las competiciones de la EWUF e IWUF. Es muy compacto y de fácil deslizamiento si se tiene técnica. Caundo el evento es exclusivo de taijiquan moderno, se monta la tarima de absorción, por tanto lo equilibrios pueden ser complicados si no se está acostumbrado a ello. 

El mejor calzado son las zapatillas de suela estrecha y piel. Siempre este tipo de tapiz es de una sola pieza.

Campeonato de España, Madrid 2014

Sin tapiz.- este tipo de suelo es una “sorpresa”. No sabes si será de PVC, cemento, madera, espuma, etc.  Por tanto recomendar un calzado adecuado es muy complicado. Este es uno de los casos en los cuales lo mejor, es llevar diferentes tipos de calzado y una vez allí, usar las zapatillas más adaptables.

International Taijiquan Championship, Taipei 2012.

Deja un comentario

error: Contenido protegido!!
A %d blogueros les gusta esto: