LUI SUI BIN

Misterios Taoístas de Qingcheng Shan.

Las Artes marciales de Qing Cheng son prácticamente desconocidas en el mundo occidental. Protegidas en las lejanas montañas de la provincia de Sichuan, este rico estilo interno se ha desarrollado de forma aislada y sin alteraciones, en contraposición con las sufridas por la masiva exposición a la que han sido sometidas sus hermanas: Taijiquan, Xingyi Quan y Bagua Zhang. Conocido localmente como el “Estilo del Ladrón”, Qingcheng Quan está íntimamente conectada a su raíz taoísta como hemos aprendido del Gran Maestro Liu Sui Bin y de los testimonios de sus predecesores.

Lui Sui Bin encabeza la representación de las artes marciales internas de Qing Cheng. Por todos es conocida su tranquilidad y su calma casi sobrenatural. Se dice de él que nunca realiza un solo movimiento involuntario. A sus cuarenta años representa la edad de un hombre veinte o treinta años más joven físicamente, y veinte o treinta años más sabio mentalmente. Los estudiantes cuando se sitúan a su lado, parecen respirar miedo y respeto.

Lui Sui Bin_1

A pesar del olvido que occidente muestra hacia el maestro Lui, éste siempre ha sido una persona hospitalaria, abriendo las puertas de su Escuela a visitas occidentales y concediendo las entrevistas que le hayan sido solicitadas. A menudo, con frecuente facilidad, aparecen maestros reclamando entrevistas para que se detalle el estilo de vida y el funcionamiento de su escuela. Siempre el maestro Lui hace acopio de una recolección muy positiva acerca de la historia y los estilos preguntados.

El estilo de Qing Cheng considera al gran sabio taoísta Zhang Dao Ling como su antepasado original y desarrolla su linaje entre el II y III siglo d.C, cuando la Secta Zhang Dao Ling Tian Shi Zheng Yi fue creada en Sichuan. Sin embargo las artes marciales fueron practicadas por esta zona desde mucho antes, afirman que su leyenda llega hasta los reinos prehistóricos. Los legendarios Maestros de artes marciales Rong Cheng Gong y Lin Feng Zhen Jun son considerados por Qing Cheng como los antepasados más distantes del estilo. El más lejano de sus más famosos maestros de Wushu fue el Emperador Xuan Yuan.

Desde hace, aproximadamente, dos mil años, las artes marciales en la zona han cambiado y han evolucionado de manera considerable. La Provincia de Sichuan se situada en las fronteras de Tíbet y llegó a ser la puerta de entrada para bandidos, rebeldes y otros personajes descontentos que huían de la influencia del tribunal imperial. El Maestro Lui explica que las artes marciales de Qing Cheng, fueron conocidas por el “Estilo de los Ladrones”, ya que los criminales temporalmente buscaban refugio en dicha zona y contribuían a acrecentar la cultura local.

Muchos otros expertos en las artes marciales también vinieron a esta zona para enseñar sus estilos, atraídos por el aislamiento y la oportunidad de estudio en las tradiciones y cultura taoísta y budista. Conviene recordar que la montaña Qing Cheng se encuentra situada a pocos kilómetros de la montaña Emei, una de las principales cunas del budismo chino. Algunos estilos diferentes al Qingcheng Quan, con principios e ideas totalmente dispares entre ellos todavía, aún practicados en la zona.

El la actualidad se dividen en tres los grupos de estilos que se practican en los alrededores de la montaña Qing Cheng: Taoísta, Budista y Ladrón, a su vez, cada uno de ellos contiene numerosos sub-estilos.

El Qingcheng Quan taoísta practicado por el Maestro Lui es descrito por él como el Elemento del Agua que, utiliza la suavidad para golpear con dureza, lo pequeño para combatir lo grande, la debilidad para vencer lo fuerte y lo simple para derrotar brevemente a lo complejo. Todo ello en realidad, son principios muy parecidos a los del Taijiquan, lo que pone de manifiesto la gran relación existente entre los principios de las artes marciales internas sea donde sea que se hayan desarrollado. El agua es la sustancia más suave y aparentemente más débil que existe, pero si el agua se reúne, llegará a formar una inundación lo suficientemente fuerte como para destruir una muralla, arrasar sus casas, las personas y el ganado. El maestro Lui denomina a este concepto como “Gran Agua”. Diametralmente opuesto se encuentra la “Pequeña Agua”, unas gotas con su caída desde altura adecuada pueden llegar a penetrar en la piedra. Lo insustancial con persistencia y penetración puede llegar hacer un agujero en la piedra más dura.

Los conceptos internos del maestro Lui quedan inmediatamente impresos en los videos que ha grabado “Qing Cheng Tai La Ji”.Existe una gran delicadeza en su movimiento, contrastando con los estilos duros que estamos acostumbrados a ver. El flujo de un movimiento conecta a la perfección con el próximo cambiando el ritmo de rapidez a la lentitud en perfecta armonía y realizando los cambios de dirección como el agua fluye en los remolinos. Nos muestra claramente que a pesar de la calma exterior, existe un gran poder justo debajo de la superficie.

Lui Sui Bin_

La práctica de qigong es una clave imprescindible para aprender Qingcheng Quan. El maestro Lui enfatiza en el cultivo del qi y en su trabajo, sin confiar en que el practicante crea en ello para él, el qigong no es una artimaña de salón o una técnica psicológica. El maestro Lui afirma “si usted realiza los ejercicios correctamente sentirá como trabaja su energía, crea usted en ella o no”.

El maestro Lui explica que todas las personas tienen qi, “La acción más importante es acumular poco a poco el qi hasta tener un gran qi, como las gotas de agua se reúnen formando una gran montaña de agua. Cuando esto sucede, estamos en el camino, entonces el qi llega a ser poderoso”.

Los beneficios de la práctica de qigong son variados. Uno de los beneficios marciales reside en aumentar el poder atacante y la capacidad de la persona para resistir los golpes. Pero para el maestro Lui el beneficio más importante es el auto cultivo del carácter y de la salud.

Existe una expresión utilizada entre los practicantes de Qingcheng Quan que dice: “el estudiante de qigong necesita practicar mientras se sienta, mientras camina o mientras se para”. En definitiva en mensaje dice, “entrena todo el tiempo”. El maestro Lui comenta: “si no quieres entrenar sentado, entrena mientras sueñas; si no quieres entrenar mientras duermes, entrena mientras andas”. El mejor momento para entrenar es entre las 23.00 y la 1.00 de la noche, ya que es el punto de transición entre las energías cósmicas Yang y Yin. Otro buen momento es al medio día, porque es cuando la energía yang es más fuerte. El Maestro Lui explica que en tiempos antiguos uno entrenaría entre cuatro y ocho horas cada día, pero que los estudiantes con el estilo de vida moderno, nunca encuentran tiempo y no se deben postergar sus practicas: “un poco de entrenamiento es mejor que nada, y si usted sólo puede hacer media hora o diez minutos cada día, ello le reportara un beneficio”.

El qigong es algo en lo que cada estudiante debe concentrarse durante los dos primeros años de práctica. El objetivo es el desarrollo de la fuerza del dantien y sólo entonces, se pasará a aprender las habilidades marciales. El maestro Lui habla sin equívocos acerca de la importancia de conseguir esta base antes que nada, “Tres años podrían acercarnos a un logro pequeño, con diez años podríamos alcanzar un gran logro. Sin esta habilidad como base, su fuerza no será lo suficientemente fuerte y cuando usted toque a las personas, ellas no sentirán nada”.

Una vez empezamos el aprendizaje de la habilidades de ataque, hay mucho donde elegir. Qingcheng Quan incluye: lucha, puñetazos, controles, agarres o terminaciones, entre muchas otras técnicas. Un ejemplo es la explicación que el maestro Lui hace en los principios del control sobre un adversario: “El control nunca debe ser muy rígido, nosotros lo denominamos agarre vivo y para ello, utilizamos una leve fuerza. Por ejemplo, ustedes cuando agarran una articulación en el cuerpo del adversario, normalmente la intentan romper, pero si es difícil debido a la fuerza del oponente, entonces su mano deberá moverse rápidamente hacia su cara para defenderse del golpe de su adversario. El agarre, control o qin-na son habilidades para la lucha, para permitirnos golpear. De modo que romper no es su propósito final. Decimos que el control, es como tocar un ascua ardiente”.

Siempre que se visita al maestro Lui, tanto él como sus estudiantes, demuestran todos estos principios e incluso te invitan a “combatir” con ellos para demostrar su habilidad. Muestran como han sido forjados en las pautas del Qingcheng Quan. Siempre consiguen deslumbrar al visitante con el abanico de posibilidades marciales que poseen: técnicas inermes y con armas, entre uno o dos hombres, integrando lo suave y lo duro del Qingcheng Quan.

Visitantes occidentales de la escuela del maestro Lui, cuentan que uno de sus alumnos, concretamente Zen Jun, les hizo una demostración de la “Pauta para Servir el Te”. En esta secuencia se realizan una serie de acrobacias y proezas alrededor de una mesita, girando la tetera de latón en diferentes direcciones y posiciones, al mismo tiempo que se sirve el Te sin rociar una sola gota. Estas secuencias se denominan “Las Artes del Te de Qingcheng”. El lazo existente entre cultura y artes marciales chinas se hace evidente en cada estilo y Qingcheng Shan no iba a ser distinta.

Lui Sui Bin_2

Deja un comentario

error: Contenido protegido!!
A %d blogueros les gusta esto: